Machu Picchu y sus llamas.

MACHU PICCHU, LA MARAVILLA DEL MUNDO

Después de haber visitado este lugar, puedo llegar a entender porqué es una de las 7 maravillas del mundo moderno. Era otro de mis destinos preferidos y cumplió con su propósito.

A pesar de haber llegado temprano (antes de las 6 h) para hacer “la foto de rigor desde arriba”, pero tuvimos el problema de que había una densa niebla que no nos dejaba ver las misteriosas ruinas. Pasó más de una hora y seguía todo igual, así que desistí y fuimos a buscar un guía para poder hacer el recorrido. Tengo que admitir que es una de las mejores cosas que puedes hacer en Machu Picchu, ya que no es lo mismo fotografiar piedras, que te cuenten todo lo que ocurrió en este lugar tan especial.


Esperando hacer la gran foto.

Cuando empezamos con el guía, acompañados de un simpático chico que conocimos llamado Camilo y una familia, la niebla empezó a desaparecer y empezamos a descubrir una de las mejores maravillas del mundo.
El guía empezó a contarnos toda la história de esta misteriosa ciudad. Su nombre Machu Picchu, proviene del Quechua sureño y significa “Montaña Vieja”. Huayna picchu (que significa “Montaña nueva”) y que es la montaña que sobresale al fondo de la típica foto, es la más alta y se usaba de observatorio de las estrellas y para definir los movimientos del sol para prevenir las plantaciones agrícolas.


Vista típica del Machu Picchu. La montaña puntiaguda del fondo se llama Huayna Picchu y se puede visitar.

Machu Picchu se construyó en el siglo XV a 2490 m.s.n.m. Está aposentado encima de una empinada montaña, y comentan que gracias a todas sus terrazas de cultivo, está totalmente aferrada y ha aguantado tantos años sin moverse. Se dice que fue un templo ceremonial de un Inca llamado Pachacútec, construido en un emplazamiento especial para ser protegido de extraños y siguiendo una línea imaginaria que engloba varios edificios Incas.

Las construcciones fueron realizadas todas en un granito blanquezino del lugar que se esculpía de la misma montaña. La precisión era comparable a lo que ya comentamos en Isla de Pascua, con herramientas de piedra conseguían pulir la roca que no cabe ni un alfiler, esto ha hecho y con la forma de según que edificios que no es recta, que aguanten miles de años y varios terremotos sin ningún problema.


La precisión de la roca esculpida és algo fuera de lo normal.

Durante más de 172 recintos en toda la superfície y repartidos en dos zonas (una agrícola y otra urbana), se reparten varios edificios que se conservan verdaderamente bien. Los equipos de mantenimiento están todo el día cuidando cada mínimo detalle y lo restauran de la misma manera que lo hacían los antiguos Incas, con herramientas muy parecidas y los mismos materiales naturales que usaban antes.


Restauración ecológica para seguir la ideología Inca.

Si vas paseando por entre los edificios puedes notar la mágia de este fantástico lugar. Encuentras llamas moviéndose a sus anchas y puedes disfrutar de los preciosos acantilados que guardan este tan especial lugar. Realmente se cree que se hizo esta ciudad aquí para poder disfrutar a diario de las vistas y porqué estaba más cerca del cielo para poder observar mejor.


Las llamas acompañan a los visitantes por todo el recinto.

Dentro de la ciudad puedes encontrar varios edificios, desde casas de particulares (se estipula que vivían entre 300 y 1000 personas) hasta templos de rituales. Uno de los más característicos fue uno con forma circular que se usaba cómo mausoleo y que cada solsticio (21 de diciembre y junio) entraba la luz para la celebración de actos.


Templo del Sol o Torreón que servía para mausoleo, las ventanas estaban ubicadas para los solsticios.

Los muros de las construcciones eran extremadamente gruesos para aguantar tanto las temperaturas, así cómo todo tipo de inclemencias naturales cómo los terremotos.


Los gruesos muros dejan ver las fantásticas vistas de la montaña.

Los Incas eran muy inteligentes y jugaban con las formas (lo esculpían todo en la roca) para conocer y investigar con los astros. Así cómo rocas con el recorrido del sol o jugaban con las sombras para determinar cuando debían cosechar.


Piedra esculpida que representa la montaña que se puede ver al fondo semi-tapada por las nubes.


Famoso templo de las tres ventanas.

Dentro del pueblo te das cuenta de la maravilla arquitectónica y de ingeniería en que está hecho todo. A pesar de hacer miles de años de su construcción, está pensado hasta el último detalle. Hay un sistema muy elaborado de desagüe y canalización de agua, y todo siempre pensando en el entorno. Todas las construcciones estaban hechas de tal forma que afectaran lo mínimo al entorno y la naturaleza, ya que para ellos “La Madre Tierra” era sagrada. Creo que deberíamos aprender de ellos.


Todas las calles y edificios están construidos de forma estudiada protegiendo el entorno.

Toda la montaña fue misteriosamente deshabitada, dicen que fue para que los Españoles al empezar la conquista del Continente no la pudieran encontrar. Todos los habitantes se marcharon a otros lugares y quedó totalmente oculta durante más de 400 años. És para entonces cuando un explorador que lo descubrió por accidente cuando estaba buscando otro lugar.

Decidimos por la tarde ir a recorrer una parte del camino Inca que te lleva a la Puerta del Sol (subiendo una montaña con un trayecto de un poco más de una hora) y poder ver Machu Picchu desde la lejanía.


Espectacular vista del Machu Picchu en el camino de la Puerta del Sol (camino Inca).

Cuando empezamos a bajar el camino, la lluvia empezó a ganar terreno y nos dejó un paisaje sin tanto turista, y aprovechamos la situación para pasear tranquilamente por la ruinas.


Chubasqueros entre la lluvia de Machu Picchu.

En resumen, creo que Machu Picchu para mí és uno de los lugares más bellos que he visitado nunca. Su ubicación encima de la montaña y que vas viendo cómo las nubes van pintando el paisaje y la magia del lugar hacen que sea un lugar inolvidable.
Hemos conocido gente que dicen que le ha decepcionado, pero depende de cada uno y de las perspectivas de cada uno. Creo que cómo todo es muy personal.


Una nube empieza a cubrir las ruinas de Machu Picchu.

Una de las cosas malas que he encontrado es que a pesar de que las entradas están limitadas a 1500 personas/dia, me dí cuenta que hay mucha pero que mucha gente por todas partes y és poco exclusivo, pero creo que es un precio que se debe pagar para visitar esta maravilla. Nos quedó visitar Huayna Picchu, pero sí que entran pocas personas al día (creo que unas 150) y hay lista de espera, pero las vistas desde arriba deben ser impresionantes.

Un lugar que no debéis dejar de visitar si podéis, y sobretodo contratad un buen guía y el lugar ganará más.
Nuestro guía se llamaba Ciro, y lo podéis encontrar en la entrada y es de los mejores que hemos tenido.

Podéis ver más fotos a la derecha de este post.

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario

  • Fina 20/10/2012

    Impresionante!! Y pensar que nos pasamos la vida trabajando para conseguir tener todo lo que creemos que nos harán felices!! Que envidia me da esa gente, que felices son, y como aman la tierra que los demás destruímos. Un beso ( y adelante)

    Respond

Enviar una respuesta

www.pasaporteymochila.com - Todos los derechos de los contenidos están reservados
Content Protected Using Blog Protector