SYDNEY, UNA CIUDAD DE LUJO

Sydney 2012

Sydney, la ciudad más grande e importante de Australia, es considerada una de las más caras del mundo. A pesar de ello, muchas personas intentan de sobrevivir el día a día. Conocimos varios Españoles que viven allí, y nos cuentan que tal es la vida en este país.
No os perdáis este post ya que quizás estéis perdidos y queráis buscaros la vida en Australia.
Esta ciudad con más de 4,8 millones de habitantes está situada a orillas de la Bahía de Jackson. La ciudad destaca por la famosa Ópera de Sydney, su enorme puente y preciosas playas que algunos aprovechan para hacer surf cuando no hay ni tiburones, ni medusas venenosas.

El centro de esta ciudad no es muy extenso, pero la ciudad se expande a lo grande durante muchos kilómetros. La realidad es que la cultura Australiana es que la gente resida en plantas bajas o casas, excepto en el centro de la ciudad que contrastan con altos y espectaculares edificios que no te dejarán indiferente.

Rascacielos
La ciudad está llena de rascacielos espectaculares.

Realmente esto és lo que más me chocó de ver el contraste entre los altos rascacielos y a los pies una antigua casa que aún se conserva sin tocarse.

Contrastes arquitectonicos
Antiguas y bajas casas contrastan con los altos y modernos edificios en el centro de Sydney.

Existen varios lugares para visitar en la ciudad, desde el barrio Chino donde puedes encontrar comida de este país, hasta extensos jardines o el jardín botánico donde te perderás dentro de un denso bosque. Es genial.

Paseando por la calle, es una auténtica pasada, la cantidad de artistas que ofrecen sus actuaciones y personas paseando tranquilamente, hacen que esta ciudad tenga vida propia.

Pintando
Pintor que sólo quiere dinero para hacer donaciones.

Los edificios públicos son muy completos, igual que la biblioteca pública que puedes ir y usar Wi-fi de forma gratuita. Me llamó mucho la curiosidad de una preciosa maqueta de la ciudad que está debajo del suelo.

Maqueta Sydney
Espectacular maqueta de la ciudad de Sydney en la Biblioteca Municipal.

Dentro de la ciudad puedes moverte andando o en transporte público. Éste último es muy caro y tienes varias opciones desde el bus, tren, ferry o monoraíl. Existe un bus que hace un recorrido por el centro de forma gratuita y es de agradecer. Se llama 555, al principio pensamos que era una leyenda urbana pero al final lo usamos varias veces y fue perfecto.

Entre ciudad
Monorail que funciona por el centro de la ciudad.

En Ferry
El Ferry es otra opción para cruzar de un lado a otro de la ciudad. Es muy caro.

Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad es la Ópera de Sydney. Realmente es un edificio muy singular y espectacular. La primera vez que lo vimos fue de noche y nos impactó mucho. Sus redondas formas orgánicas marca el horizonte que contrasta con las líneas rectas del Skyline de la ciudad.

Opera de noche
Ópera de Sydney de noche.

Este edificio fue inaugurado en 1973, cuando te acercas se nota mucho que es bastante antiguo, por ciertos aspectos, pero tengo que admitir que es una auténtica obra de arte arquitectónica que no pasa de moda.
Lo más curioso de la Ópera es el material del que está construido. Me quedé boquiabierto al acercarme, ya que está hecho de una especie de gresite blanco y beige, tal y cómo podéis ver en la foto siguente.

Opera y su material
Material con el que está construida la Ópera de Sydney.

Alrededor de la Ópera, es una auténtica fiesta, con un paseo lleno de bares de moda y conciertos que me dejaron totalmente sorprendido. Es un sítio super “cool” donde queda todo el mundo al atardecer a tomar una copa o escuchar música con los amigos.

Tomando algo en la Opera
Centenares de personas llenan las terrazas de los bares de moda a los pies de la Ópera de Sydney.

Atravesamos el característico puente de la ciudad que te lleva a la otra orilla. El puente de metal me recuerda mucho al de Brooklyn, y es una preciosa caminata que puedes hacer fantásticas fotos. Te aconsejo hacerla a pie y no ir en trans porte público.

Una vez llegas al otro lado, hay un famoso Parque de atracciones donde puedes entrar gratis pero sólo pagas por usar las instalaciones. Desde debajo del puente tienes unas vistas espectaculares.

Parque atracciones
Gigantesca puerta en forma de boca es la entrada al parque de atracciones.

Sydney
Vista desde debajo del puente de la Ópera, el puente y el Skyline de Sydney.

Gracias a Jordi, un amigo de Terrassa que vive en Sydney, nos presentó a sus amigos y pudimos disfrutar de grandes momentos juntos. Y él nos hizo de guía contando cosas muy curiosas que iremos compartiendo en este post y un más general de Australia, que os garantizo no tiene desperdicio.

Coincidió que cuando llegamos a Sydney era el Festival de Verano de Música. Una festividad que ofrece un sinfín de conciertos gratuitos por toda la ciudad. 
Festival de Sydney
Me gusta el Festival de Sydney

Fuimos con los amigos de Jordi a un gigantesco parque para ver un concierto mientras estás estirado en el césped haciendo un picnic. Una cosa impensable en España. El concierto estaba a reventar de gente pasándolo bien.

Festival de Sydney
Concierto-picnic gratuito en el Domain de Sydney.

Con nuestro amigo Jordi fuimos a hacer una ruta por las playas de Sydney. Se llama Coast Walk, y se parece al “camí de ronda” que está en la costa de Girona. Paseas tranquilamente durante un par de horas bordeando preciosas y tranquilas playas, acantilados y un cementerio. Es precioso y está en la misma ciudad un poco apartado del centro. Es sorprendente que sea Sydney, ya que es un lugar muy tranquilo y de fácil acceso. Hay muchos deportistas practicando running. Y es muy curioso que en cada playa hay una piscina natural de agua salada.

Playa de Sydney
Coast walk, haciendo ruta por la costa de Sydney.

Piscina artificial Sydney
Piscinas naturales de agua salada y gratuitas para el acceso a todo el mundo. Son habituales en las playas de Sydney.

Después de la ruta, llegamos a una zona de picnic donde nos habían invitado a una barbacoa con gente de varios países. En Sydney hay infinidad de recintos públicos en parques que hay casitas con mesas y bancos para llevar tu comida. Lo mejor es que hay barbacoas de gas y son públicas y tú puedes ir libremente y usarla para hacer la carne. Además está toda la ciudad llena de surtidores donde puedes rellenar tu botella de agua potable sin coste alguno, y sin dejar de nombrar que cada pocos metros tienes un baño gratuito que puedes usar hasta de cocina de lo limpios que están, entre otras cosas. Vamos que este país es increíble.

De barbacoa
Zona de barbacoas públicas llenas de gente un domingo por la tarde.

Otra curiosidad es que en Australia, los murciélagos son enormes. Parecen grandes pájaros que cuando el sol se pone salen a pasear tranquilamente por el cielo, incluso al principio asustan. Pues nos comentaron que hay un estanque en un parque donde puedes ir por la noche a ver cómo los murciélagos se refrescan. Van pasando uno a uno volando raso y refrescándose la barriga, lo vimos y és todo un espectáculo natural.

Estanque de murciélagos
Estanque donde se refrescan los murciélagos.

Sin lugar a dudas para mí Sydney es la ciudad perfecta para vivir.  A pesar que es de las ciudad más movidas de Australia, tiene de todo y no te aburres nunca. Es muy cara y la gente le cuesta mucho sobrevivir al principio, pero una vez estás situado puedes llegar a ser muy feliz aquí.

Podéis ver más fotos a la derecha de este post.

Aquest post el dediquem al Jordi i els seus amics.
And Thank you Steve.

 

Print Friendly

No hay comentarios

Enviar una respuesta

www.pasaporteymochila.com - Todos los derechos de los contenidos están reservados
Content Protected Using Blog Protector